La custodia de Valpuesta

Es obra de Pedro de Uzquiano y Antonio de Báscones, plateros de Orduña que trabajaron ampliamente por los valles del norte de la provincia de Burgos.
Una de las obras más interesantes de la platería de Orduña es la custodia de Valpuesta. Está marcada por Pedro de Uzquiano y Antonio de Báscones, yerno del anterior, con sus sellos personales: ºPUZQº y VAS/CONES.

Se puede datar en la década de los años setenta del siglo XVI. Se trata de una custodia que recuerda la tipología de las custodias burgalesas de mediados del siglo XVI, aunque conserva los dos cuerpos en el templete conforme a la tipología gótica. En buena medida, utiliza el esquema de la custodia portátil de templete del gótico burgalés: pie mixtilíneo, templete hexagonal irregular de dos cuerpos, estructura arquitectónica. En este sentido, se asemeja a la custodia de Villegas, obra tardía de Alonso de la Hoz.

Tomado de:
BARRÓN GARCÍA, Aurelio A.: La época dorada de la platería burgalesa, 1400-1600. Burgos-Valladolid, Junta de Castilla y León - Diputación de Burgos, 1998, t. I, pp. 402-403.

En la custodia de Valpuesta, los lados del primer cuerpo no son cerrados sino que dejan ver el viril que se expone en el interior. Los repujados y los detalles ornamentales -muy atractivos- presentan una elaboración esmerada y prolija. En el pie se representan escenas de la Pasión: Ecce Homo, camino del Calvario y la Verónica. En el nudo del astil, apóstoles. Los lados mayores del templete se adornan con la Resurrección y la Asunción, y los lados menores con los Evangelistas. El templete abierto del remate cobija a Cristo atado a la columna.