Entorno natural
Valdegobía y su comarca
Patrimonio artístico
Los cartularios

Geología del Valle de Valdegobía

Valpuesta, al igual que el resto del Valle de Valdegobía, la zona de Sobrón, Valderejo y el resto de la Cuenca Vasco - Cantábrica, se asienta sobre rocas que se han formado en distintos ambientes más o menos próximos a un mar. El lapso de tiempo necesario para que se hayan formado los varios miles de metros de roca que podemos observar en la actualidad es enorme.

En efecto, los materiales más antiguos, que solo se encuentran en los alrededores de Nograro se depositaron en el interior de un continente árido hace 250 Millones de Años. Ese continente se fragmentó, quedo parcialmente invadido por el mar y allí se depositaron hasta hace unos 50 Millones de Años, la mayor parte de los sedimentos que ahora constituyen las rocas que observamos. Los materiales más recientes, que se encuentran en el centro del Valle, y sobre los que se han situado la mayor parte de los pueblos, comenzaron a depositarse, en grandes ríos dentro del continente actual, hace unos 35 Millones de Años y culminaron su depósito hace unos 5 Millones de Años.

En esta larga historia nuestra región ha pasado de encontrarse en el fondo o borde del mar a constituir la tierra firme que configura el actual continente. Este gran cambio se ha visto forzado por la elevación de las montañas que en la actualidad nos separan del mar y no hace tanto tiempo, eran parte del fondo de ese mismo mar. Las evidencias de esta historia aparentemente increíble, las encontramos en las mismas rocas que podemos recoger en diferentes puntos de nuestro territorio.

Flanco norte del anticlinal.
1.- Hace 110 Millones de Años había una amplia llanura fluvial en la que se depositaban grandes espesores de arenas con cantos rodados de tamaños parecidos a los que podemos encontrar hoy en cualquier río. Hoy son las areniscas con grandes cantos que podemos ver en los llanos por los que discurre el camino de El Cubo (San Millán de San Zadornil) a Barrio.
Esquema de ubicación de los rudistas.
2.- 10 millones de años después estas llanuras se hundieron poco a poco y el mar comenzó a cubrirlas. Entonces, hace unos 95 Millones de años, en un mar somero y cálido, se desarrollaron millones de seres parecidos a las ostras y otros lamelibranquios actuales, además de un sinfín de corales y otros pequeños organismos con concha o esqueleto calcáreo. Sus restos se acumularon hasta formar una capa de muchos metros de espesor que forman los cerros calizos que se encuentran entre San Zadornil y Ribera.

3.- El nivel del mar se elevo progresivamente y hace 90 Millones de Años, la región se localizaba en una plataforma marina profunda y alejada de la costa donde lentamente se depositaban lodos finos que dieron lugar a los materiales arcillosos en los que se encaja el valle en que se asientan San Zadornil y Lalastra.

4.- Hace 88 M.A. el mar comienza un progresivo y lento descenso que da lugar a que se forme una extensa plataforma carbonatada, muy parecida a la que hoy existe en las Bahamas, en la que se depositan grandes cantidades de materiales carbonatados y restos fósiles que, con el tiempo, se transformarían en los depósitos de calizas que han condicionado la formación de la Sierra de Arcena y los crestones de Peña Carrias, que morfológicamente forman el cierre del valle de Valderejo y su prolongación hasta Sobrón. Además, es la misma capa que forma las Sierras de Salvada, Santiago, Arkamo y Badaya, y que puede observarse con gran detalle en el Portillo de Techa.

Fases del afloramiento de materiales.
Diferentes morfologías de rudistas.

5.- Posteriormente se produce un ligero ascenso del nivel del mar, pero rápidamente retrocede y la región queda situada en una zona litoral en la que se depositan arenas, a menudo mezcladas con fragmentos fósiles, que aparecen cerca de la cresta de los montes de Valpuesta (entre "El Raso" y "Rodil").

6.- Hace 65 M.A. el mar recupera terreno y en un mar próximo a la costa se tiene lugar uno de los momentos de mayor desarrollo biológico. Arrecifes de coral, colonias de distintos tipos de organismos con concha y todo tipo de microorganismos colonizan los fondos y hoy pueden verse formando calizas que al observarlas se comprueba que están formadas casi exclusivamente por conchas de organismos denominados Rudistas que pueden tener formas enrolladas o formas de tubos con gruesas paredes. Los ejemplos expuestos corresponden a colonias de un solo tipo de organismos y a mezclas de diferentes restos fósiles y todos proceden de los cerros situados entre Pinedo y Valpuesta.

7.- El mar sigue volviéndose cada vez más somero y aquí se depositan calizas sacaroides de colores muy blancos y atravesadas por gran cantidad de galerías excavadas por los animales que vivían en el fondo marino. Hoy son un paquete muy bien definido que forma la peña de la Horca y los resaltes que van desde Valpuesta a Tobillas. Al ser blandas y fáciles de trabajar los eremitas aprovecharon para excavar cuevas (Valpuesta, Pinedo, Corro, etc.) y para la construcción. La Colegiata de Valpuesta y buena parte de sus edificios están construidos con ellas.

8.- A partir de este momento el mar se retira de forma rápida a consecuencia de las fuerzas tectónicas que hacen que comiencen a surgir relieves entre la actual línea de costa y nuestra área. Además es la causa de que se pare la acumulación de sedimentos desde hace 50 M. A. hasta que hace unos 35 M. A., dentro ya de la tierra firme los sistemas fluviales recién formados comienzan a depositar los detritus producidos por la erosión de los relieves que se están formando.

9.- En la base de las principales montañas se acumulan grandes cantidades de Bolos de Río, iguales a los que hoy se encuentran al pie de Pirineos o en las "Gargantas" del valle de la Vera. Ahora los vemos en las laderas situadas inmediatamente al norte del Valle, desde Cantoblanco al alto de Basíl. En el mismo pueblo de San Millán de San Zadornil podemos encontrarlos en abundancia.

10.- El centro del Valle se rellena con los lodos que dejan las reiteradas inundaciones. El clima árido confiere los peculiares colores rojizos a estos materiales, sobre los que se sitúan buena parte de las tierras de labor.

11.- Hacia el final en esta cuenca cerrada se forman lagos en los que se depositan arcillas y calizas de colores blanquecinos. Hoy las reconocemos en el Alto de Yerdos y en los cerros que salpican el centro del valle.

 

Ilustraciones cedidas por el Departamento de Geología y Paleoecología de la U.P.V.

Esquemas geológicos cedidos por L. Martínez Torres.

Textos: Luis Eguiluz Alarcón. Geología. U.P.V.