Entorno natural
Valdegobía y su comarca
Cultura y Tradiciones
Los cartularios
Joyas Religiosas
Cruz Procesional de Valpuesta
Cruz procesional

Bernardino de Porres, Burgos 1500-1508

Plata dorada con reserva del color de la plata para la carne de Cristo. Pie de metal dorado y lisonjas esmaltadas. Repujada, cincelada, fundida y esmaltes aplicados. Alto, 92;ancho, 50 cm Colegiata de Valpuesta, Burgos Bibliografía:

BARRÓN GARCÍA, Aurelio A.: La época dorada de la platería burgalesa,
1400-1600. Burgos-Valladolid, Junta de Castilla y León - Diputación de
Burgos, 1998,
a ,t.I,p.139,t.II, p. 181

Cruz Latina de brazos rectos con inicio de ramificaciones enrroscadas a lo largo de las costaneras de los brazos. En los extremos, tallos entrecruzados que fructifican en piñas y salientes helicoidales parecidos a los de la magnífica cruz de la capilla del Condestable que también adjudicamos a Bernardino de Porres.

Está marcada con el sello de Burgos y el punzón de los marcadores OO/FJ-Fernando y Juan- que actuaron en los primeros años del siglo XVI. El artífice, Bernardino de Porres, documentado entre 1486 y 1507, fue el platero burgalés más destacado de su tiempo y uno de los orfebres más notables de la época de los Reyes Católicos. Se conservan obras magníficas salidas de sus manos. Laboró cálices y cruces de tipologías muy distintas, siempre con una calidad fuera de lo común y una imaginación prodigiosa. En la actualidad, la cruz se presenta como un modelo aislado que, de todos modos, ejemplifica la inventiva y la vitalidad del foco platero burgalés, creador de numerosas tipologías que se extendieron por Castilla.

Eremita
Peregrino
Detalles de los sellos que posee la base de la cruz y en la que están representados tipos humanos como eremitas, peregrinos, evangelistas, santos y ángeles salidos de la mano del maestro orfebre.
Custodia
Cáliz
Custodia Siglo XVI.
Cáliz Siglo XVII.
Talla policromada.
Pintura de la Dolorosa.
Cuadro de Ánimas. (1765).
Ofrenda por el milagro del monaguillo. (1704).

Las pinturas religiosas constituyen un patrimonio valioso en cuanto a la posibilidad de contar con testimonios iconográficos de los sucesos y devenires de los antiguos pobladores de Vallis-Pósita.

En ellos se recogen enseñanzas de tipo moral con aportaciones libres de los autores y encargos de las autoridades eclesiásticas de la entonces poderosa cofradia de monjes de la Colegiata de Valpuesta que ejercía su influencia sobre el valle hasta los territorios de la cornisa cantábrica.

La importancia de Valpuesta se puso en escena con la riqueza de la vestimenta de sus canónigos y representantes de la Iglesia. Brocados en oro y broches de plata.
Detalles de Cristo restaurado por la Escuela Taller de Valpuesta, dirigida por Luis Hoyos Aguirreche